Celeste Stecco

Por Equipo Punto de Fuga.

 

 

image1(4)

 

  • “Es a partir del lazo de unos con otros que se juntan para trabajar, que podemos hablar de Escuela”.
  • “Lacan dió un lugar fundamental a los no analistas en el seno de su Escuela, venía gente del campo de la filosofía, del arte, de distintos lugares, y para Lacan eso tenía una función fundamental”.
  • “Creo que si una Sede está viva, y quienes la habitan alojan allí algo de su deseo de escuela, eso se transmite… creo que ahí está la cuestión”.

 

◊  ◊  ◊

 

Punto de Fuga: ¡Nueva directora! ¿Cómo piensas la Sede?

Celeste Stecco: La Sede de Madrid es una de las Comunidades que conforman a la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis. Pienso la Escuela como una experiencia singular no sin los otros. Se trata de la experiencia singular de cada uno de los que la habitamos, a la escuela la hacemos los que la habitamos, no es algo que tenga una vida propia. Ahora bien, se trata de una experiencia singular que puede devenir en una experiencia de escuela por el lazo con los otros, ya que se la habita con otros, en el trabajo con otros, en la tensión entre lo singular y lo colectivo. Esta dinámica es el motor por el que la Escuela se mueve, es el motor a su vez para el trabajo que desde la Junta Directiva, la que integro junto a mis compañeras: Blanca Cervera, Constanza Meyer y Pía López-Herrera, estamos llevando a cabo.

 

Punto de Fuga: ¿La tensión?

Celeste Stecco: Sí, hay una tensión entre lo que es, a mi modo de ver, la experiencia singular de cada uno, con lo que es una experiencia del lazo con otros, porque en la Escuela se trata de poder habitar un lugar con otros desde la singularidad de cada uno, desde la singularidad de cada uno poder, vía el lazo, trabajar con otros.

J. A. Miller planteó la Escuela como una suma de soledades subjetivas, pero yo pienso que si nos quedamos solo en que es una suma, lo veo problemático, porque es el uno, más el uno, más el uno, más el uno, pero me parece que se trata de cómo hacer un lazo entre las distintas soledades y considero que es a partir de ahí que podemos hablar de Escuela, es a partir del lazo de unos con otros que se juntan para trabajar, que podemos hablar de Escuela.

Hay una experiencia de la Escuela que es singular, pero al mismo tiempo hay una experiencia que es del orden del lazo con los otros. Por eso no es fácil, porque siempre está en tensión lo uno con lo múltiple, lo que es singular con lo que es común, estamos todo el rato en esa dinámica: ¿Cómo poner al servicio de una causa común lo que es la causa propia de cada uno?

 

Punto de Fuga: En relación con la ciudad, con los ciudadanos ¿se piensa algo para traer más gente a la Sede o, incluso, que la Sede salga afuera a buscar a la gente?

Celeste Stecco: Para mi se trata de que la Sede sea un lugar vivo. Pienso que cuando los lugares están vivos y cuando se trabaja en una orientación de apertura, los efectos, incalculables, vienen por añadidura. Creo que eso es algo propio del psicoanálisis, la experiencia de un psicoanálisis no es una experiencia de curación si bien hay efectos de curación que se obtienen por añadidura, pero basta que un psicoanalista vaya buscando curar un síntoma para que no solo no lo consiga, sino que aparte se aleja de lo que se trata de obtener en un análisis.

Pensamos que el lazo con la ciudad tiene que darse todo el tiempo con cada cosa que propongamos. Las actividades de la Sede de Madrid son de entrada libre y gratuita para todo el mundo, a excepción del espacio de las noches clínicas, que por su particularidad es un espacio abierto a miembros de la Escuela, socios de la Sede y participantes del Nucep.

Es necesario que la ciudad se entere de que la Escuela existe, de que la Escuela es un lugar que está en ella, que está en el centro de Madrid… para eso pensamos que era urgente estar presentes en las redes sociales donde difundir todas las actividades que aquí tienen lugar, remarcando cada vez que la entrada es libre y que toda persona interesada por el discurso analítico está invitada y es bienvenida.

En la Sede contamos con distintos espacios de trabajo, por ejemplo Las noches de la Escuela, en el que estamos terminando el ciclo de trabajo hacia el Congreso de la Eurofederación de Psicoanálisis PIPOL 9 “El inconsciente y el cerebro, nada en común”, y comenzaremos el ciclo en el que trabajaremos sobre el tema de las próximas Jornadas de la ELP “La discordia entre los sexos”. Desde la Junta Directiva hemos planteado una orientación a las coordinadoras de las comisiones responsables de los ciclos buscando el encuentro y el lazo entre los colegas y también con otros discursos…

La biblioteca, que es un lugar privilegiado para el lazo con la ciudad, no solamente realiza presentaciones de libros. En su marco tiene lugar el curso de extensión universitaria al que cada año asisten unas 70 personas, esto también es una puerta abierta de la Sede, muchos de los que participan se acercan por primera vez al discurso analítico, de la misma manera que con los Ciclos específicos que en ella se organizan.

 

Punto de Fuga: ¿Y se los invita a que vengan aquí también?

Celeste Stecco: ¡Claro que si! Y también a quienes invitamos a conversar, personas que vienen de otros ámbitos, que se manejan en otro discurso, pero con los que podemos tener puntos en común importantes, eso también es una cuestión muy interesante. Nosotros también nos servimos de eso.

Para Lacan era eso algo importante, cuando él creó su Escuela, a diferencia de la sociedad psicoanalítica de la que él venía donde por su estructura se cerraba sobre si misma, por ejemplo con respecto a los otros discursos, él hizo un gran esfuerzo abriendo su Escuela. Lacan dió un lugar fundamental a los no analistas en el seno de su Escuela, venía gente del campo de la filosofía, del arte, de distintos lugares, y para Lacan eso tenía una función fundamental y yo estoy absolutamente de acuerdo con eso, siempre manteniendo lo que distingue al discurso del psicoanálisis. Creo que es muy interesante porque siempre está el riesgo de que el discurso analítico y una Escuela se cierren sobre sí mismo.

La apertura de la Escuela, la conversación con otros discursos… son distintos modos de trabajar al servicio de que el agujero central alrededor del cual la experiencia de escuela tiene lugar, no se cierre sino que se mantenga siempre abierto. Esta es la condición de posibilidad para que haya Escuela, condición que debemos constatar cada vez.

 

Punto de Fuga: La Gran Vía, que es la segunda calle peatonal de España, está aquí al lado. Entonces, salir a buscar gente. No es un afán de curar, es una oferta que se le hace a la gente para que conozca este discurso. Discurso que, en general, no aparece en los medios de comunicación. A lo mejor, se puede pensar algo para, precisamente esa apertura que indicabas, poderla llevar más allá.

Celeste Stecco: A mí el significante apertura no es un significante que me guste mucho, en el sentido de que la apertura tiene siempre su reverso, el cierre. Algo se abre “a” y también se puede cerrar “a”, por eso yo prefiero pensar las cuestiones en la dinámica del lazo y de que las cosas estén entrelazadas.

 

Punto de Fuga: ¿Extender más los lazos entonces?

Celeste Stecco: Son distintas maneras, entonces, de pensar la cuestión. Por ejemplo, nuestra Sede cuenta con un espacio muy importante que es Encuentros con el arte, un espacio en el que los artistas exponen su obra en nuestra sala principal durante un tiempo. Es muy interesante lo que se genera allí, el encuentro entre el arte y el psicoanálisis, entre los artistas y los psicoanalistas. Se trata de un lugar de encuentro muy rico, no solo por el interés que el psicoanálisis despierta en los artistas sino porque nosotros podemos dejarnos enseñar ahí donde, como decía Lacan, los artistas suelen llevarnos la delantera.

De modo que mantener abiertas las puertas de la sede, organizando distintas actividades y distintos espacios a los que toda persona interesada por el discurso analítico pueda venir es algo fundamental. Entonces el lazo con la ciudad, si nos orientamos por Lacan, no se trata de la separación adentro – afuera de la Sede, creo que lo interesante es pensar la Sede como ese lugar que está en la ciudad.

 

Punto de Fuga: ¿Y no hay algún riesgo en solamente pensarlo así?

Celeste Stecco: Nada es sin riesgo.

 

Punto de Fuga: …Especialmente esta cuestión.

Celeste Stecco: ¿Qué riesgo ves tú?

 

Punto de Fuga: Nosotros podemos pensarlo en términos topológicos si queremos, pero el ciudadano, el ciudadano de a pie, si no tiene noticia en los medios de comunicación…

Celeste Stecco: Pero si nosotros nos centramos en trabajar para los medios de comunicación podemos perder la brújula.

 

Punto de Fuga: No es trabajar para los medios de comunicación.

Celeste Stecco: Para mi se trata de llevar adelante un trabajo de Sede lo suficientemente vivo para quienes la habitamos, creo que si una Sede está viva, y quienes la habitan alojan allí algo de su deseo de escuela, eso se transmite… creo que ahí está la cuestión. Lo verdaderamente importante, eso que puede causar el deseo de acercarse a lo que hacemos se transmite, se vehiculiza con la posición y desde la enunciación desde la que cada uno habla, de uno a otro, a otro…

 

Punto de Fuga: ¿Y hacer llegar ese lugar de enunciación de cada uno en los medios? Yo lo veo particularmente interesante porque mientras los analistas nos dedicamos a pensar las cosas para encontrar la mejor fórmula, entiéndase por mejor fórmula lo que se quiera, afuera de la Escuela se están adueñando del discurso que, finalmente, es lo que llega a la mayoría.

Entonces, pensarlo de esa manera, la manera en que lo piensa el otro, más allá de que nosotros entendamos que no hay un adentro y un afuera. Ir a buscar a esa gente y hacerle la oferta.

Celeste Stecco: ¿Crees que los psicoanalistas no hacen ofertas? ¿Crees que la Sede en tanto que existe no es ya una oferta?

 

Punto de Fuga: Es una oferta, pero hay que amplificarlo, pienso yo, y mucho. O sea, no digo que no se hagan cosas en ese sentido, pero…

Celeste Stecco: ¡Siempre hay mucho por hacer, menos mal!

 

Punto de Fuga: Sí, pero especialmente en este momento donde el poder está mucho más organizado, con una red de lazos más amplia, en tiempo real y, seguramente por ser una organización vertical, “se dice y se hace”. Frente a eso yo sí veo un riesgo para el psicoanálisis.

Entonces, no digo que no se hagan cosas pero, a lo mejor, habría que pensar más en esa lógica que utiliza el otro.

Celeste Stecco: ¿si se usara esa misma lógica, la del poder y la verticalidad, no sería en si misma la de la Escuela? La Escuela es un lugar de trabajo donde la gente se junta para trabajar, para que ni su formación si el psicoanálisis se detengan. Sobre lo que planteas, ¿se trataría de poner la cuestión sobre la acción…?, creo que primero están los actos, no es lo mismo un acto que una acción, se puede llevar a cabo muchas acciones y que sin embargo, en el trasfondo la Escuela estuviera cerrada para el de afuera, aunque se estuviera en los medios de comunicación… o que la Escuela estuviera deshabitada, por los propios analistas…

 

Punto de Fuga: ¿Son cosas excluyentes?

Celeste Stecco: No, pero una cosa no garantiza la otra, o sea no hay garantía en lo nuestro, entonces es muy importante lo que tú dices, y sería muy importante que se pudiera conseguir tener una presencia en los medios de comunicación, sí sería muy importante. Pero no tenemos que perder la brújula de que es lo primero para nosotros. Y lo primero para nosotros en tanto Escuela, que es de lo que estamos hablando, considero que es que la Escuela exista, y no existe por estar en los medios sino porque los psicoanalistas la elijan, como lugar de trabajo con otros, como lugar de formación, en tanto para nosotros ésta es inacabada… en tanto el agujero central del saber se mantenga abierto causando el deseo de los que la habitamos. Considero que aquí está la cuestión, que cuando esto se va dando, lo otro puede venir por añadidura…

 

Punto de Fuga: Por eso, digo, no son cosas excluyentes.

Celeste Stecco: No son excluyentes en absoluto.

 

Punto de Fuga: Se puede mantener viva la Escuela haciendo cosas en la Escuela, para mantener vivo el lazo entre los miembros.

Celeste Stecco: Y también están los medios de comunicación, claro que sí.

 

Punto de Fuga: ¿Hay algo en lo que tengas especial ilusión, algo para llevar a cabo en estos años? ¿Algo que tú digas “me gustaría añadir esto” o enfocarlo de esta manera?

Celeste Stecco: Fundamentalmente que quienes formamos parte de esta Sede y todos los que están por venir, sientan que aquí pueden hacerse un lugar, sientan que aquí puede haber un lugar para cada uno desde el cual trabajar con otros por nuestra causa común, que es el psicoanálisis. Ofrecer esa posibilidad, que su agujero en el saber se mantenga abierto causando el deseo de cada uno de elegirla…