Fiesta-Presentación de ‘Punto de Fuga Nº 3’

Por Equipo Punto de Fuga.

 

 

Intervención de Rosa López:

Hace tres años un flamante alumno recién llegado a la Tetrada y al que todos conocemos como Jony (Jonathan Rotstein) se dirigió a mi como co-coordinadora para sugerirme la puesta en marcha de una revista del Nucep como la que ahora tenemos el placer de presentar. Tenía pensado prácticamente todo: el nombre, el diseño, la posibilidad de entrevistar a Andrés Rábago (El Roto) y tantas otras cosas.

La idea me pareció no solo interesante también necesaria porque la ingente cantidad de saber que entre todos los participantes del Nucep vamos produciendo durante años no tenía un lugar donde quedar plasmada. Que la iniciativa partiera de un alumno y que implicara al resto de sus compañeros era crucial. Solo se estudia en profundidad a Lacan cuando uno se ve comprometido a producir un escrito. Como era de esperar, aun cuando era una apuesta arriesgada, los textos que algunos de los alumnos están publicando tienen muy buen nivel y nos enseñan a todos.

Lacan fundó su Escuela con un espíritu que siempre me ha parecido fundamental sostener en todas nuestras instituciones:

Los que vendrán a esta Escuela se comprometerán a desempeñar una tarea sometida a un control interno y externo. A cambio de ello reciben la seguridad de que no se ahorrará nada para que todo lo que hagan de válido tenga la repercusión que merece, y en el lugar que será conveniente.

Punto de Fuga es uno de esos lugares que Lacan deseaba generar para hacer saltar las estructuras anquilosadas por jerárquicas de la IPA y dar lugar a cualquiera que verdaderamente lo merezca.

Los que ahora estáis en la primera etapa de esta formación infinita que es la del psicoanálisis sois los que tendréis que tomar el relevo para seguir sosteniendo su existencia en el futuro, teniendo en cuenta que os está tocando vivir una época a la que le disgustan nuestras condiciones principales: admitir la falta e interrogarse sobre las grandes cuestiones de la existencia. Pero, no hay que arredrarse ante las dificultades, pues nunca corrieron buenos tiempos para la implantación de un discurso que ya nació produciendo resistencias.

Volviendo a la primera conversación veraniega con este productor de ideas que es Jonathan. Para poner en marcha el proyecto era necesario encontrar a alguien que pudiera dirigirlo y darle una orientación precisa. Se me ocurrió que Graciela Sobral podía ser la persona adecuada y acerté porque respondió a la propuesta con un entusiasmo digno de la tarea que había de iniciarse.

A partir de ese momento me desvinculé del asunto, salvo para publicar algún articulo como otros docentes que colaboran desde el inicio.

Como lectora tengo que decir que el producto ha superado mis expectativas. El diseño me parece un acierto. La revista es atractiva en su formato pero sobre todo en sus contenidos.

Todo esto se lo debemos a que está sostenida por una buena dirección, un impetuoso promotor y un buen equipo que, además de trabajar mucho, me han dicho que se lo pasan muy bien.

Gracias a todos ellos:

  • Dirección: Graciela Sobral.
  • Jefe de redacción y Edición digital: Jonathan Rotstein.
  • Equipo de redacción: Marina Aguilar, Rocío Bordoy, Mercedes L. Echevarría, Sali López y Jesús Rubio.
  • Redes sociales: Mercedes L. Echevarría y Jonathan Rotstein.

 

 

Intervención de Graciela Sobral:

En primer lugar, quisiera agradecer la presencia de nuestros invitados. A la hora de hacer la convocatoria no sabíamos cuántos vendrías, si pocos o muchos. Me encanta ver nuestra sala casi llena y además, en muchos casos, por personas que no solo no son participantes del Nucep sino que inclusive no son miembros de la Escuela sino amigos. Es ideal para esta convocatoria.

También quiero hacer un agradecimiento muy especial a Rosa López, co-coordinadora del Nucep y presente a mi lado en la mesa. Rosa me llamó un día y me ofreció la dirección de Punto de Fuga, cosa en la cual nunca había pensado. Dudé pero dije que sí y estoy muy contenta por ello. Este cargo me ha dado la posibilidad de acompañar a los participantes en esta aventura tan fundamental e ilusionante.

Se trata de la creación de una revista que es un objeto virtual pero tiene un peso y un dinamismo enormes. Yo no estaba acostumbrada a vivir entre los objetos virtuales, y esto ha sido parte de la sorpresa de la que hablé al comienzo: compartir mi tiempo y mis preocupaciones con los nuevos compañeros en relación a este objeto no material.

Por supuesto la revista tiene un equipo formado por algunos participantes del Nucep, entusiastas trabajadores, y sin los cuales nada de todo esto sería posible.

La idea de hacer esta presentación viene de lejos. Se trata de que tanto la presentación como el festejo que haremos luego os invite a acercaros a nosotros.

Cuando Lacan funda su última Escuela, la Escuela Freudiana de Psicoanálisis, tiene una idea muy buena para contrariar las formas y modos de aquella de la cual él salía. Quería una Escuela abierta, que tuviera una dinámica peculiar en relación al dentro-fuera, a la cual se entrara “desde dentro”. Entonces plantea la creación de carteles, pequeños grupos de trabajo con unas características muy particulares, a los que se invitaría a participar a los jóvenes interesados en el psicoanálisis. Así los jóvenes entrarían a los carteles y, los que quisieran, a partir de su trabajo desde “dentro” podrían pedir su entrada a la Escuela.

Nuestra revista tiene algunas semejanzas: también es un lugar abierto, donde se puede hacer una experiencia primera de la relación teórica con el psicoanálisis y donde se juega con el dentro-fuera.

En este Nº3 no tenemos un tema central, lo intentamos anteriormente pero hemos decidido que se organiza mejor sin un tema fijo, así tiene más libertad y espontaneidad.

Espero que os guste la nueva publicación y disfrutéis de ella, así como del pequeño festejo que hemos organizado.

 

 

Intervención de Jonathan Rotstein:

Muchas gracias a Rosa López y a Graciela Sobral por sus palabras.

En primer lugar quisiera agradecer a la Coordinación del Nucep por apoyar la construcción de este espacio común que es la revista, la cual no podría salir adelante sin el fantástico Equipo de redacción que hay detrás, con su esfuerzo.

Así mismo, y de manera especial, quiero dar las gracias a Graciela Sobral por sus palabras y sus silencios, que para mí han sido una orientación constante.

Punto de Fuga es la revista digital de la Sección Clínica de Madrid, NUCEP, y se inscribe, en primer término, en el deseo de hacer existir el psicoanálisis, pero también se inscribe con el firme propósito de visibilizar las elaboraciones que los alumnos del Nucep realizan: Es una revista donde puede escribir quien lo desee.

Personalmente estoy orgulloso de todos y cada uno de los textos recibidos, especialmente de aquellos textos que son “opera prima” y que solamente han podido existir gracias al compromiso que sus autores han puesto para lo cual, muchos, han debido atravesar las complicaciones que la escritura puede suponer con su carga de frustración y angustia. En la actualidad contamos con textos de 52 autores y eso es una buena noticia.

De modo que quiero agradecer a quienes habéis colaborado con Punto de Fuga enviando textos, pero también compartiendo en vuestras redes sociales la publicación ya que, pienso, es tarea de todos seguir difundiendo la “peste freudiana“… Sin embargo, esta causa se ve impedida mientras la inhibición tenga lugar, así pues, desinhibámonos.

Gracias a todos por venir y acompañarnos en esta celebración… ¡A divertirse!