Lo imposible de soportar

Por Aynara Pérez Cuetos.

 

Dentro de los 3 registros planteados por Lacan (Real, Simbólico e Imaginario), lo imposible de soportar es lo Real. Lo Real se ha descrito como aquel resto mítico que no ha encontrado su fin, su sepultura en lo simbólico, ni puede pasar siquiera por lo imaginario, y por lo tanto vuelve continuamente y se presenta como angustia. Es el límite, el borde de lo que puede elaborarse. Ha sido incluso definido como un más que desborda porque no puede ser admitido por lo simbólico e imaginario, percibiéndose como peligro.

Tomando como referencia la película “Bird Box: A ciegas”, se puede ver lo destructivo y avasallante que puede ser el encuentro con lo Real: Al quitarse la venda, los personajes quedaban expuestos sin defensa posible ante aquello que es del orden del horror, lo que los llevaba inevitablemente a la autodestrucción frente a eso imposible de mirar directamente, aquello imposible de soportar.

En fenómenos sociales como la situación actual en Venezuela, que me convoca en lo personal, los ejemplos de lo imposible de soportar se han convertido en lo habitual. Lo verdaderamente atroz, en sus distintas presentaciones, es parte de la realidad de los sujetos. La muerte, el hambre, la miseria, la violencia – como algunos nombres de lo Real, aparecen en el día a día, ante lo cual no pareciera haber defensas suficientes.

Aparece entonces algo que da la sensación que no debería estar y de repente esto siniestro e inquietante se hace visible, tangible. “La realidad se ha colocado al límite de lo soportable” [1]. Es difícil describirlo porque no hay significantes que den cuenta de ello, es la sensación de horror que toca el cuerpo. Sin embargo, la apuesta es porque sí hay cosas que se pueden hacer.

¿Qué queda por hacer ante este tipo de situaciones desde el psicoanálisis? “La posición ética del psicoanalista frente a estos fenómenos es fundamental y la perspectiva de un tratamiento posible de la crisis. Ofrece la posibilidad de construir la significación común y social de la crisis y el sentido más íntimo e intransferible de ella para cada uno” [2].

Se puede pensar en este punto una pregunta interesante: ¿Hay algo de lo Real que se puede simbolizar o por su estructura es imposible hacerlo? En el seminario 2 Lacan apunta a una posible respuesta, planteando que el símbolo surge en lo real a partir de una apuesta. La noción misma de causa, en lo que puede implicar de mediación entre la cadena de los símbolos y lo real, se establece a partir de una apuesta primitiva: esto, ¿va a ser lo que es, o no?, refiriéndose a la posibilidad de un análisis y si es así, cuál tendría que ser la dirección de la cura para empujar los límites de lo Real, haciendo así sea un fragmento de lo posible.

Aunque es un tema complicado, me quedo con la apuesta por el espacio que se puede brindar, y que de hecho se está brindando desde el psicoanálisis para esta situación y otras similares, donde se da la posibilidad al sujeto de tomar la palabra, de poner el acento en la resonancia singular para cada individuo y encontrar un saber hacer con su imposible de soportar particular.
Notas:

[1] Requiz, G. (2015). Lo imposible de soportar. III Jornadas de la NEL Caracas: Lo imposible de soportar. Congreso llevado a cabo en Caracas.
[2] Bassols, M. (2015). Palabras de apertura. III Jornadas de la NEL Caracas: Lo imposible de soportar (intervención telefónica). Congreso llevado a cabo en Caracas.
[3] Lacan, J. (1955). El yo en la teoría de Freud y en la técnica psicoanalítica, pág. 288. Buenos Aires: Paidós.

 

Bibliografía:

– Bassols, M. (2015). Palabras de apertura. III Jornadas de la NEL Caracas: Lo imposible de soportar. Congreso llevado a cabo en Caracas.
– Lacan, J. (1955). El yo en la teoría de Freud y en la técnica psicoanalítica. Buenos Aires: Paidós.
– Requiz, G. (2015). Lo imposible de soportar. III Jornadas de la NEL Caracas: Lo imposible de soportar. Congreso llevado a cabo en Caracas.